Conclusiones y Acuerdos de la Asamblea de la Conferencia Española de Consejos Reguladores Vitivinícolas

April 28, 2009 by  
Filed under *Destacado, *Portada, Vinos & Agricultura

cecrv-en-palau-generalitat-valenciana-290.jpgLa Conferencia Española de Consejos Reguladores Vitivinícolas -CECRV- reunida en Valencia el 24 abril de 2009 en Asamblea, en la que también participaron entidades vitivinícolas de Francia; Italia y Portugal: la CNAOC (Confédération Nationale des Appellations d’Origine Controlée); FEDERDOC (Confederazione Nazionale dei Consorzi Volontari per la tutela delle Denominazioni dei Vini Italiani)- y el IVDP (Instituto dos Vinhos do Douro e do Porto), debatió la situación actual del mercado y el consumo de vino, las repercusiones más inmediatas que está teniendo la OCM del Vino y la Creación de una Federación Europea de Denominaciones de Origen Vitivinícolas.

POSICIONAMIENTO
La Conferencia expresa su EXCLUSIVA LEGITIMIDAD como representante de los vinos de calidad, lo que conlleva la necesidad de su consideración y presencia en todos los foros de decisión institucionales, tanto en España como en Europa. Por ello, y en particular con este último fin, ha ACORDADO hoy DÍA 24 DE Abril de 2009, su integración como fundadores en una Federación Internacional que ejerza funciones de lobby. La Federación Europea se presentará de forma Oficial en torno al mes de octubre de 2009, en Bruselas.
La Conferencia Española de Consejos Reguladores Vitivinícolas reivindica la adopción de medidas de toda índole, en especial legales, tanto en el marco normativo nacional como en el comunitario, que preserven sus MODELOS. En particular manifiesta la necesidad de que los Consejos Reguladores puedan gestionar y controlar el potencial productivo de sus áreas de producción, de que sean beneficiarios preferentes en materia de promoción, que se logre la mayor flexibilidad y aportación en la dispensa de estas ayudas, y que se ponga de manifiesto, en el marco de las reflexiones en el torno al Libro Verde, que debe mantenerse la ESPECIFICIDAD del vino e impulsarse a las Denominaciones de Origen como punta de lanza de la pirámide de calidad, evitando la banalización de los conceptos.
La Conferencia Española de Consejos Reguladores Vitivinícolas manifiesta la necesidad de que se preserve la DIFERENCIACIÓN DE LOS CONCEPTOS DE CALIDAD, en especial en el etiquetado. La simplificación no debe ser interpretada como homogeneización y no deben rebajarse los estándares de calidad.
REALIZARÁ una defensa activa de estos principios en el marco de la presidencia comunitaria durante el primer semestre de 2010.- Especificidad y diferenciación. Caso Francia. Plantaciones. Es decir, un rechazo frontal a la liberalización de las plantaciones porque sería la ruina de los vinos de Calidad de Europa.
RECLAMARÁ PERMANENTEMENTE que se corrijan ciertas actitudes excluyentes y poco democráticas hacia la Conferencia Española de Consejos Reguladores Vitivinícolas, cuando de representatividad se trata en ciertos foros. Dar cabida a iniciativas legales que impulsen los modelos de calidad.
AFIRMAR el carácter público preferente de las actuaciones de los Consejos Reguladores y preservar la situación de sus plantillas. La Administración no puede volver la espalda hacia una realidad, la actual vigencia de la razón de ser de un Consejo Regulador en una Denominación de Origen. Elemento estructural y democrático/representativo de las partes que conforman el sector.
RECLAMAR la exclusión del vino de la Ley de Calidad Agroalimentaria. No puede diluirse una cultura, una rica normativa y regulación, en unas normas y estándares aplicables a otros productos sin tradición ninguna. VIGILAR exhaustivamente tal y como ha denunciado algún sindicato agrario que no se reformen textos legales /ley de la Viña y del Vino de 2003/, de forma silenciosa y por la “puerta trasera”, sin concertar el consenso necesario del sector y ofrecer los derechos de audiencia previos como preceptivamente están establecidos ante cambios de esa índole.
MANIFESTAR una gran preocupación por la situación actual del sector y el propio protagonista del mismo “EL VINO”.
El vino está siendo atacado, vulnerado y siendo sacrificado como un elemento peligroso, que interesa como poco, retirar del “terreno de juego”. El hecho concreto y nunca puesto en entredicho de que sea una bebida con contenido de alcohol, pero que en su propio balance, en el que ofrece otra serie de posibilidades saludables, sociales, culturales etc. muy importantes parezcan obviarse por una parte de estamentos responsables que lo “presentan” directa, indirecta o subliminalmente como una bebida peligrosa. Algo que desde luego no es. El ascenso preocupante del alcoholismo en nuestro país, no está directamente relacionado con la cultura vitivinícola, si no somos necios que despreciamos la realidad, que nos muestra, que a ese aumento, el vino ha descendido preocupantemente en consumo.
El vino, por mucho que a algunos les pese es seña de identidad de España, de nuestra tradición -y no precisamente en el bando de lo cómico o lo ridículo, más bien al contrario-, es una seña de identidad muy apreciada en el resto de países del mundo. Ven en ella una cultura, unas costumbres, unos modos de hacer, de sentir y de mantener el paisaje y el agro, que pocos otros cultivos realizan. Si el vino sigue en esa tendencia, vamos a ser testigos de una desestructuración rural importante, 155.687 viticultores están involucrados en las diferentes Denominaciones de Origen de España.
Existen 2.610 bodegas embotelladoras y 1.200 no embotelladoras que dan muchos puestos de trabajo directos e indirectos, en una larga cadena desde el origen pasando por el transporte y la expedición al exterior de nuestros caldos. 633.306 has de viñedos inscritos en las DDOOs, anclan al paisaje rural de España a muchas gentes que además de ser felices haciendo algo tradicional, y cultural que viene de generaciones atrás en sus propias familias, mantienen de ecológicamente un territorio, muy amplio de forma ordenada, que posibilita además el que se produzcan flujos de intercambios de la ciudad al campo de forma turística. Todo ello se está viendo muy comprometido, algo impensable, en un país como España.
La Conferencia Española de Consejos Reguladores Vitivinícolas -CECRV-, estudiará todas las posibilidades a su alcance para invertir esta impensable situación. El vino debe ser, además de uno de los principales agentes dinamizadores de la agricultura, un elemento de la dieta como lo ha sido siempre: sano, saludable y en perfecta armonía con los amantes y consumidores de él, en nuestro país.

Nos encantaría conocer tu opinión. No permitiremos insultos ni palabras ofensivas . Gracias por colaborar.