DUROS MOMENTOS … Julián Villarrubia

November 24, 2009 by  
Filed under *Portada, Julian Villarrubia

Estimados amigos y colaboradores:
Escribo esta nota porque ya no puedo aguantar más tiempo sin comunicar lo que sigue. Mi cabeza ya no soporta más la presión, así que creo que lo mejor es compartir mi carga con todos vosotros y de esta manera tratar de que sea más llevadera.

Hace un mes, poco antes de mi viaje de entrenos a Marruecos, mi principal patrocinador MEDITERRANEA-EVEREST sufría un severo contratiempo burocrático que le dejaba con una gran cantidad de capital retenida y sin posibilidad de cobrar a corto plazo. Desde entonces llevo un frenético ritmo por conseguir el resto del presupuesto para realizar el RALLY DAKAR 2010, pero es demasiada la cantidad que me falta. Sabéis que nunca he tenido reparos en dar cifras y esta vez no será distinto. Para continuar el proyecto según lo estimado me faltan cerca de 35.000€, aunque se puede hacer mucho más económico si renuncio a asistencia mecánica (lo que implica un riesgo de no terminar muy alto, además de impedir optar a un buen resultado debido a la obligación de preservar la mecánica), a moto nueva, a todo el material necesario(ruedas cada día con mousses, motor de recambio, etc.) a hotel en “condiciones”…pues quizá por unos 14.000€ pudiera hacerlo, pero es un riesgo demasiado elevado que no me atrevo a correr. Sí, no me atrevo a correr ese riesgo. Nunca pensé que estas palabras salieran de mí boca y menos que fuera capaz de escribirlas pero quizá sea la primera muestra de que empiezo a hacerme mayor, y de que ya no me como el mundo de un bocado. Os aseguro que creo que en esta ocasión soy más “hombre” por tomar la decisión de renunciar a continuar con esto que si me liara la manta a la cabeza y dijera “ya veré como lo soluciono cuando vuelva”.

La esperanza no está perdida aún, siempre me puede tocar la lotería pero con los pies en el suelo…no creo que vaya a ocurrir. También puede suceder que al final Rafa, mí patrocinador, cobre y podamos pagar lo que falta, pero lo único cierto es que hoy está el camión que debía llevar mi moto y todo mi material en el puerto de Le Havre, dispuesto a embarcar rumbo Buenos Aires, y que mi moto está aquí. Puedo enviarla por avión con un considerable coste extra, sí, siempre hay una solución, pero no la veo y ya no aguanto más sin comunicarlo.

El año pasado llegué a Argentina psicológicamente agotado y sin ganas de correr pero durante la carrera se arregló todo y lo hicimos realmente bien. Este año me veo aún peor si cabe, pero bueno, ya sabéis lo que digo siempre: que no conozco a nadie que tenga más suerte que yo aunque también sabéis que pienso que la suerte se la crea uno mismo así que…vamos a ver qué pasa.
Os cuento el resultado antes de año nuevo (nunca está de más un poco de humor ¿no?)

Nos encantaría conocer tu opinión. No permitiremos insultos ni palabras ofensivas . Gracias por colaborar.