En recuerdo y homenaje al pintor requenense Elías García Martínez , noticia mundial por ser autor del Ecce Homo tan polémicamente restaurado

August 27, 2012 by  
Filed under *Destacado, Sociedad & Empresas & Salud

EL PINTOR REQUENENSE ELÍAS GARCÍA MARTÍNEZ (Requena, 1858-Casas de Utiel, 1934).

 

Ecce Homo Borja - del requenense  Elias Garcia Martinez polemicamente restaurado

 

Con motivo de la polémica restauración efectuada en un Ecce Homo -pintura mural- del Santuario de la Misericordia de la ciudad de Borja, atribuido a Elías García Martínez, tal y como rezaba en el mismo, y gracias a la amabilidad de los responsables de requena.tv, considero oportuno realizar, en calidad de bisnieto, una breve semblanza del referido autor.

Para ello me baso fundamentalmente en la obra que el cronista de Utiel, José Martínez Ortíz, padre del que esto suscribe, fallecido en 2009, publicó bajo el título “El pintor Elías García Martínez (1858-1934) Hijo Ilustre de Requena”, editado por el ayuntamiento de la localidad en 1997 con motivo de una exposición antológica del artista celebrada en la Sala Municipal de Exposiciones de Requena, del 22 de Marzo al 13 de abril de 1997, donde se expusieron un gran número de obras cedidas para la ocasión por familiares y particulares. En el citado libro se inventarían 214 de sus pinturas.

Elías García Martínez figura en la “Historia de Requena” del historiador requenense Rafael Bernabeu López, como uno de sus hijos ilustres. Nació el artista en el barrio de las Peñas, hijo del matrimonio formado por Andrés García García, del que el pintor realizo un magnífico retrato, y Petra Martínez Maluenda, ambos de Requena. Fue bautizado en la Iglesia del Salvador del barrrio de la Villa. Todavía existe su casa natalicia, donde se instaló el rótulo de la calle que lleva su nombre.

 

A los 13 años aparece como alumno de la Escuela de Bellas Artes de Valencia, en el curso de 1871-1872, prosiguiendo posteriormente los estudios superiores de Pintura, Escultura y Grabado que no concluye por su incorporación en 1884 al Servicio Militar, en el Regimiento Montado de Ingenieros, cuartel de las Atarazanas de Barcelona, donde permanece durante tres años, al cabo de los cuales acaba en la Ciudad Condal la carrera de Pintura.

Casado con Juliana Condoy Tello en Requena, en 1882, se establece en Zaragoza, donde su primer cargo docente fue el de Ayudante Interino en la Escuela de Bellas Artes de la citada ciudad, en 1893. También, en el mismo año, desempeñó el cargo de Profesor Interino del Instituto Nacional de Segunda Enseñanza de Zaragoza hasta 1897. Pero su principal actividad la desarrollará en la Escuela de Artes y Oficios Artísticos de Zaragoza, ejerciendo su profesorado desde 1895 hasta 1929, año de su jubilación, a los 70 años de edad. También fue profesor de Dibujo en la Escuela Normal de Maestros de 1903 a 1916.

Sin duda el pluriempleo del artista se debió a atender a su numerosa prole, ya que fueron ocho los hijos del matrimonio: Julio, Pilar, Luis, Enrique, Honorio, Petra, Elías y Marina.

Paralelamente a su actividad docente, hay que considerar a Elías García como un pintor prolífico, ya que cultivó, con una técnica propia del siglo XIX, tanto el retrato como el tema religioso, paisajes, naturalezas muertas, bodegones, flores, escenas de la vida cotidiana, personajes varios, animales…

De su estancia en Zaragoza destacan, entre otros, los retratos de personajes de su época como el del Arzobispo de Zaragoza, D. Vicente Alda Sancho; el de D. Dionisio Lasuén, director de la Escuela de Artes y Oficios; los de varios decanos y catedráticos de la Facultad de Medicina, así como tres retratos del monarca D. Alfonso XIII, uno para el Salón de Actos del Instituto de Segunda Enseñanza, otro para la Escuela Normal de Maestros y un tercero para la Real Academia de Medicina.

En cuanto a la pintura decorativa, hay que mencionar la realizada al temple en la Catedral de Calahorra, en 1913; las cenefas de flores de la Iglesia del Pilar de Zaragoza, así como en casas particulares zaragozanas y establecimientos (Farmacia Ríos, Café Aragonés, Teatro Principal, etc.).

A su jubilación se estableció en la ciudad de Valencia, cuyo domicilio poseía en el barrio de Ruzafa. Su irrefrenable actividad pictórica siguió dando sus frutos, ya que la última etapa se su vida fue de las más fecundas, pintando de memoria cuadros tanto en lienzo como en metal, madera, cartón, y azulejos, con variedad de temas, destacando algunos tipos de huertanos valencianos con flores y naranjas.

Su labor artística fuera de Zaragoza, y en periodos vacacionales o después de su jubilación, la realizó en Requena, Turís y Utiel.

En la primera ciudad, aparte de otros hermanos, vivía su hermana Elisa, casada con Pedro Ferrer, quien poseía la famosa fonda de la Estrella, en la Plaza del Portal, hoy desaparecida, aunque en la mísma ubicación su bisnieto José Ferrer, regentó un bar durante muchos años, donde aún pude admirar el magnífico retrato del padre del artista, citado anteriormente.

 Una de las obras más representativas de tema requenense es la titulada “Callejón de Paniagua”, en óleo sobre tabla, fechada en 1892, angosta calle que se sitúa junto a la iglesia de San Nicolás, y que el autor recrea con tipos moriscos. Innumerables fueron, además las pinturas de Elías, retratos como el de D. José María López, abuelo del cronista de Requena Rafael Bernabeu, “Cabeza de mujer”, óleo en madera propiedad del matrimonio Manuel Sánchez Domingo y de Teresa Monzó García, que pintó el mismo año de su muerte y otros muchos de diversa temática.

En Turís, y a causa del destino de su yerno Eduardo Montes, como Secretario de dicha ciudad, casado con su hija Petra, pasó varios veranos D. Elías con su esposa, entrando en relación con numerosos vecinos y dejando abundante testimonio de su obra pictórica, sobre todo retratos, o de tema religioso, como una “Cabeza de Cristo” o la “Santísima Trinidad con la Sagrada Familia”, en el templo de la localidad.

En Utiel y su aldea de Las Casas pasó también el artista con su mujer varias temporadas, ya que su hija Pilar, mi abuela materna, estaba casada con Alejandro García Martínez, que ejercía de médico en ambas localidades.

En 1917 realizó un retrato de mi bisabuelo, el Alcalde y médico de Utiel, Alejandro García Ruiz, que actualmente se muestra en la galería pictórica de alcaldes del ayuntaminto utielano.

Son de considerable importancia, dos magníficos retratos fechados en 1920, que representan de nuevo a D. Alejandro García Ruíz, y a su esposa Dña. Dolores Martínez de Comas y Merino Gallo, que actualmente poseo por herencia familiar, dedicado por el propio artista y por su esposa Juliana.

La familia y amigos del pintor poseen, tanto en Utiel como en Las Casas una buena muestra de su obra. En esta última aldea pintó sobre metal una procesión que se desarrolla en una plazuela donde se exhibe un inmueble que todavía existe, de gruesas paredes de las que sobresalen contrafuertes.

En el Santuario de la Virgen del Remedio de Utiel, encima de la pila de agua bendita de la derecha, traspasado el atrio, pintó a una jovencita con las manos juntas, en actitud suplicante, de finísima factura que fue rayada durante la última Guerra Civil e inexplicablemente cubierta de pintura o destruida en una de las últimas “restauraciones” de su iglesia.

De sus ocho hijos dos fueron renombrados artistas, Julio (1889-1977) y Honorio García Condoy (1900-1953). El primero siguió los pasos del padre en cuanto a temática, dominando el retrato, paisajes y cuadros históricos. En una de las Exposiciones Nacionales de Bellas Artes obtuvo medalla de plata, fue pensionado en Roma por la Diputación de Zaragoza y ganó por oposición la plaza de Conservador del Museo Naval de Madrid, donde, con sus rasgos propios puede observarse el cuadro que realizó del navegante Martín Alonso Pinzón. Otros retratos relevantes debidos a su pincel fueron el del Ministro de Agricultura, D. Cirilo Cánovas García y el de su propio padre Elías, figurando ambos en la galería de Hijos Ilustres de Requena.

Durante la última Guerra Civil, y comisionado por el Gobierno de la II República Española, fue uno de los técnicos responsables del traslado desde Madrid a Valencia del Tesoro Histórico-Artístico Español, residiendo en Valencia durante parte de la contienda.

Honorio García Condoy, escultor de fama universal, poco conocido en España por el gran público, ya que pasó gran parte de su existencia exiliado en París y Checoslovaquia, perteneció al grupo de Artistas Españoles en París, junto con Picasso, Manuel Viola, Baltasar Lobo, Palmeiro, Oscar Dominguez, Antonio Clavé, Apelles Fenosa, Ginés Parra…Su obra se expone en los principales museos de España (Zaragoza) Europa y Norteamérica, destacando sus gigantescas esculturas del Bois de Boulogne en Paris. Poseía un gran corazón y en su casa de Montparnasse alojaba a todos los españoles artistas que lo necesitaban.

Luis García Condoy también poseía un notable talento artístico, según el estudioso aragones F. Oliván Bayle en “Recuerdo a Honorio García Condoy y su estirpe”, artículo publicado en el Heraldo de Aragón, el 9 de Febrero de 1975, donde dice que fue un artista frustrado ante la mejor carrera que la vida burocrática le presentaba, citado por Martínez Ortíz en la obra referenciada (pág. 34), quien añade, y lo afirma así porque vio una pintura suya que le llamó la atención en el Santuario de la Misericordia, cerca de Borja, donde tuvo su destino como Delegado o Inspector de Hacienda.

 Ante estas afirmaciones cabe preguntarse por la verdadera autoría del debatido Ecce Homo. ¿Lo pintó D. Elías, o fue su hijo Luis? La leyenda de debajo de dicha pintura pudo realizarse después, y no precisamente por el propio autor.

Falleció D. Elías en 1934 y está enterrado en el cementerio de la citada aldea de Las Casas.

Entre sus distinciones y premios figuran:

Obtuvo medalla de 2ª clase en la Exposición aragonesa de 1885-1886 por sus obras al óleo, así como el Diploma de Cooperación y Medalla de Oro por su concurso de Vocal de la Comisión de Arte Contemporáneo y Jurado de las Secciones de Industria Artística y Bellas Artes de la Exposición Hispano-Francesa; Diploma y Medalla de Oro como Auxiliar Honorífico de Dibujo de la Escuela Superior de Maestros; Medalla de Plata en la conmemoración del Centenario de los Sitios de Zaragoza; Cruz de Isabel la Católica por sus servicios a la enseñanza y, por último, la distinción de Caballero de la Orden Civil de Alfonso XII.

Muchas son las referencias de este artista requenense que sobre todo se contienen en obras generales de pintores aragoneses, como por ejemplo:

 

Bozal, Valeriano. Historia del Arte en España; Colección Fundamentos, ediciones Istmo, Madrid, 1972.

Castán Palomar, F. Aragoneses contemporáneos (1900-1934); Zaragoza, 1934.

El legado de la familia Ríos, en dfarmacia.com

García Loranca, Ana y García-Rama, J. Ramón: Pintores del siglo XX. Aragón-La Rioja-Guadalajara; Ibercaja, Zaragoza, 1992

Martínez Ortíz, José. La obra del pintor requenense, Elías García. El Trullo. Requena, 1980.

Martínez Ortíz, José. El pintor Elías García Martínez (1858-1934) Hijo Ilustre de Requena. Ayuntamiento de Requena, Requena, 1997.

VV.AA. Los García-Condoy. Gran Enciclopedia Aragonesa. Zaragoza, 2010.

VV. AA. Artistas aragoneses desde Goya a nuestros días; Ayuntamiento de Zaragoza, Lonja de Zaragoza, 8 mayo-23 junio 1991.

 

José Manuel Martínez García.

 

Nos encantaría conocer tu opinión. No permitiremos insultos ni palabras ofensivas . Gracias por colaborar.