Ha fallecido Florencio de la Fuente, mecenas y coleccionista de arte, que dio nombre a nuestro Museo de Arte Contemporaneo

October 16, 2012 by  
Filed under Sociedad & Empresas & Salud

El Ayuntamiento de Requena muestra sus más sentidas condolencias por el fallecimiento de Florencio de la Fuente  (a las 12 de la noche de ayer fallecía en el Hospital Virgen de la Luz de la capital conquense). Este conocido y querido coleccionista de arte contemporáneo ha faltado esta madrugada a los 86 años de edad.

Florencio de la Fuente  nació en 1926 en la localidad conquense de Villanueva de Guadamejud. Adquirió su primera obra en los años 50, reuniendo más de 400 obras y convirtiéndolo en un referente en el mundo del arte, gracias a su extensa colección.

En la Villa de Requena existe un Museo de Arte Contemporáneo que lleva su nombre y que cuenta con obras cedidas por el coleccionista y, por este motivo, el Ayuntamiento de Requena agradece su aportación al arte contemporáneo y al municipio y lamenta su pérdida.

 

Para mayor conocimiento del personaje  comparto el siguiente artículo :

Fuente : http://www.euromundoglobal.com/noticia/10741/Cultura/florencio-fuente-coleccionista-creador-tres-museos.html  de Julia Sáez

Florencio de la Fuente, coleccionista y creador de tres museos

Pastorcillo de un pueblo de la Castilla profunda, Florencio de la Fuente (Villanueva de Guadamejud. Cuenca, 1926) intuyó que la gran ciudad tenía más posibilidades de alcanzar sus sueños que su terruño en la Alcarria y cambió el campo por el asfalto de Madrid

Madrid, ciudad en la que llegaría a coleccionar varios centenares de obras de arte que, más tarde, ha donado a dos museos: el de la Fundación Florencio de la Fuente en Huete (Cuenca), inaugurado en 1993 y el Museo de Arte Contemporáneo de Requena (Valencia), inaugurado en el 2005. Actualmente prepara su casa natal para un tercer museo de arte en pequeño formato. La Academia de las Artes y las Letras de Cuenca le ha concedido la Medalla de Oro y el Ayuntamiento de Huete, la primera medalla del municipio.No ha lamentado nunca la decisión de desplazarse a la capital de España. Muy pronto, conoció al pintor salvadoreño, afincado en Madrid, Pedro de Mathéu (Santa Ana. El salvador, 1900 – Madrid, 1965), que le proporcionó un empleo en su casa y le inició en el gusto y amor por la pintura. Junto a Mathéu, visitó con frecuencia galerías y museos madrileños, sobre todo el Museo del Prado, escuchó sabias explicaciones, conoció el mundo del arte y los artistas, supo de su grandeza y miserias, de la exaltación de la obra maestra, del color y la forma, de la composición y de la proporción áurea…

Mathéu quiso que fuera Florencio quien le cerrara los ojos a su muerte y así lo hizo. En el testamento, el pintor salvadoreño dispuso que se donara un cuadro de sus paisajes a la ciudad en la que había sido pintado. Florencio fue el encargado de cumplir su voluntad y la obra de Mathéu figura hoy en cuarenta museos de ciudades. A raíz de su muerte, Florencio de la Fuente comenzó a trabajar en la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI) hasta su jubilación.

En cierta ocasión –recuerda con humor- Florencio posó de modelo para el pintor don Daniel Vázquez Díaz, como peón o banderillero de torero en un cuadro de torero y cuadrillas de gran formato. Su tipo enjuto y cetrino era el adecuado al tema.

Del ambiente artístico e intelectual, le vino a Florencio el deseo de rodearse de obras de arte y, aparte de las que le regaló Pedro de Mathéu, comenzó a sumar trabajos de los artistas que exponían en las galerías que visitaba. No disponía de gran fortuna pero era capaz de sacrificarse y pagar a plazos la obra elegida. Los galerista lo respetan y los artistas que lo conocen tienen atenciones con él. Su pequeña colección gozaba de prestigio y, con el tiempo, más de una firma quería estar en ella.

Obras de Wilfredo Lam y Guayasamín

Su colección se fue haciendo a golpe de gusto y pulsión personal, sin seguir una articulación precisa en torno a un período, grupo pictórico, estilo o movimiento artístico. El gusto de Florencio de la Fuente es ecléctico y centrado fundamentalmente en las obras de autores españoles que le interesaban, aunque cuenta con una veintena de extranjeros. No desaprovechó una ocasión en que se le ofrecía una buena pieza a precio conveniente, pero buscó igualmente nombres de los vanguardistas históricos como Picasso, Miró o Dalí, aunque fuera en obras sobre papel a su alcance.

Una colección que acoge sobre todo obras del grupo de Cuenca y El Paso, como “El cura” de Antonio Saura; el collage de madera “Newton” de Gerardo Rueda; “De Vesalio, el cielo, las geometrías y el mar” de Gustavo Torner, de Gerardo Rueda y de Lucio Muñoz; un singular Benjamín Palencia titulado “Surrealista”; dos paisajes castellanos de Vaquero Palacios; obras de los catalanes como la “Suite Berlín” de Antoni Tapies; Piezas de los latinoamericanos Wilfredo Lam y Osvaldo Guayasamín…

De autores recientes cuenta con piezas de Berkane, Pablo Carnero, Hector Delgado, Juan Moral, Macarena de Vega, Matías Quetglás, Luis Gordillo; grandes cuadros de Pedro Castrortega o de Antonio Villa-Toro; piezas pop de Eduardo Arroyo, Eduardo Úrculo, Solbes, Oyonarte, Juan Gomila, Manolo Ortega, Charo Marín…

Exposición del salvadoreño Pedro de Matheu

El Convento de la Merced de Huete, -El Escorial de la Alcarria, por sus grandes dimensiones-, acoge de modo permanente 200 obras del coleccionista. El Museo de Requena, por su parte, cuenta con 400 obras en sus fondos, aunque no expone más allá de un centenar, lo que motiva que las piezas roten periódicamente, dentro de una museografía encomiable.

En un país como España, donde el coleccionismo particular de gente sencilla es una rareza poco menos que impensable, él surgió como excepción que confirma la regla. Un hombre pequeño y diminuto, con grandeza de alma y de miras, capaz de atesorar una serie de piezas dignas de exponerse en dos museos hermosos que bien merecen una visita.

José de Jesús-María, director del Museo de Requena reconoce que la colección de Florencio de la Fuente ha sido el núcleo de un museo que ha despertado el gusto por el arte contemporáneo en la ciudad. Recientemente el museo inauguró una amplia muestra de 140 pinturas y dibujos de Pedro de Mathéu. Son todas obras propiedad de Florencio Fuente que sueña con otro museo monográfico que lleve el nombre de su padrino con este núcleo como arranque. “Quizás en El Salvador si las circunstancias se presentan propicias”, añade el coleccionista.

 

Nos encantaría conocer tu opinión. No permitiremos insultos ni palabras ofensivas . Gracias por colaborar.