LA UNIÓ señala que la reforma de la PAC contempla las ayudas a nuestros principales cultivos

June 27, 2013 by  
Filed under Comarca

LA UNIÓ de Llauradors señala que la nueva reforma de la PAC 2014-2020; acordada hoy por el Consejo de Ministros, votada por la Comisión Europea y a falta de la ratificación del Parlamento Europeo, mantiene prácticamente el nivel de apoyo actual y permite a la mayor parte de cultivos del campo valenciano acceder a las ayudas, incluidos los cítricos.
Pese a las dudas generadas, y tal y como ha venido diciendo LA UNIÓ, los cultivos permanentes cumplen los requisitos del componente verde (greening) al ser sumideros de CO2 y por tanto recibirán esa parte de ayuda. Esto beneficiará a los cítricos, olivar, viña y frutales; así como a cultivos bajo agua como el caso del arroz. Se destierra finalmente el debate sobre la tarifa plana que hubiera implicado una ayuda igual por hectárea que para todos los productores, independientemente de su cultivo. Permite así definir comarcas con importes homogéneos por tipo de superficies.
Resulta importante que la ayuda a los agricultores jóvenes sea obligatoria y que no sean cofinanciadas, lo que permitirá la agilidad en el cobro al contrario de lo que sucede ahora por los retrasos de la Conselleria de Agricultura en abonar su parte.
La modulación sólo se aplicará a los productores que reciban más de 150.000 euros. A falta de confirmar los porcentajes posibilitará que los agricultores profesionales no tengan reducción de ayudas por recibir más de 5.000 euros como es el caso de los arroceros. Se considera como agricultor activo aquel que no está en una lista negativa formada según el nuevo texto de reforma por aeropuertos, servicios ferroviarios, obras hidráulicas, servicios inmobiliarios y zonas recreativas como los campos de golf; a su vez deja en manos de los Estados miembros ampliar la misma con mayores restricciones.
En desarrollo rural se financian las inversiones que garanticen un ahorro de al menos el 5%, lo que beneficia a balsas de riego, mejora de la eficiencia energética, utilización de aguas regeneradas y nuevos regadíos en determinadas condiciones. Puede ser un aspecto positivo siempre y cuando no se incrementen los nuevos regadíos y a la espera de conocer las condiciones para crearlos. Se destinará un 30% del presupuesto asignado a medidas forestales, a la directiva marco del agua, zonas de Natura 2000, biodiversidad y zonas con limitaciones naturales. Se permite la coexistencia entre programas estatales y regionales, que supondrá por ejemplo establecer unas ayudas agroambientales en la Comunitat Valenciana a la medida de nuestras necesidades.
En el desarrollo rural se incrementa el porcentaje de cofinanciación para determinadas comunidades autónomas hasta el 85% como Andalucía, Extremadura, Galicia y Castilla La Mancha y hasta el 63% en Murcia. No se nombra a la Comunitat Valenciana que está en alrededor del 50%, lo que nos sitúa en una situación de desventaja y más con los problemas de financiación que aquí sufrimos.
Para el vino se darán autorizaciones de plantación hasta el año 2030 y los derechos actuales mantendrán su efectividad durante un periodo transitorio de cinco años hasta el 2020. Este aspecto podría ser perjudicial para el sector porque permite un incremento progresivo de las nuevas plantaciones en detrimento de aquellos que tienen derechos de plantación y pagaron por ellos. Se puede dar la paradoja que viticultores que se acogieron a ayudas por arrancar la viña ahora puedan volver a plantar viñas. Las actuales medidas de promoción del vino que están limitadas a países terceros, a partir de la nueva reforma se podrán realizar de forma positiva a nuestro juicio también para los mercados de la Unión Europea, principal destino de nuestros vinos.
En el aceite de oliva se han introducido precios -no estipulados- que desencadenan el almacenamiento privado con la posibilidad de revisarlos en función de la producción, mercado y teniendo en cuenta los costes de producción.
Para las frutas y hortalizas se mejora -aunque no se especifica- el régimen de precios de entrada de productos de países terceros, pero no se dice absolutamente nada sobre las exigencias fitosanitarias de estos productos para ponerlas al mismo nivel que las que cumplimos en la UE.
Los aspectos más negativos de la reforma se encuentran a juicio de LA UNIÓ en las medidas de mercado y en la ganadería. La actualización de los precios de referencia, el reforzamiento de los mecanismos de intervención públicos y privados y la extensión de estos mecanismos a otros sectores con graves dificultades de mercado quedan por tanto pendientes. Los mecanismos de mercado y la potenciación del papel del agricultor frente a los intermediarios y a la gran distribución son los grandes olvidados de la reforma y apenas se mencionan de forma ambigua, pero en ningún momento adopta medidas para limitar el poder de la gran distribución en las negociaciones de la cadena alimentaria.
Por lo que se refiere a la ganadería no se menciona a los ganaderos extensivos (ovino-caprino-bovino) que se quedarían sin hectáreas elegibles y que en principio no tendrían derecho a ayudas, lo que supondría su práctica desaparición pese al importante papel que desempeñan en las zonas de interior.
El presupuesto para el Estado español durante el nuevo periodo 2014-2020 será de unos 35.700 millones de euros para ayudas directas, 8.300 millones de euros para Desarrollo Rural y 3.000 millones de euros para medidas de mercado. Estas cifras son muy similares a las que ya veníamos percibiendo hasta ahora, con una ligera reducción. Se queda la superficie elegible en los 22,4 millones de hectáreas declaradas en 2011, tal y como reclamaba el sector agrario español.

Nos encantaría conocer tu opinión. No permitiremos insultos ni palabras ofensivas . Gracias por colaborar.