Replica del Concejal de Personal de Requena, Roberto García, al último comunicado de CSI-F

March 10, 2011 by  
Filed under *Destacado, Ayuntamiento

Se siente uno algo abochornado por verse de bruces en una refriega dialéctica de tan escaso nivel y por cuestión tan nimia, por lo que pido perdón de antemano a quienes tengan el estómago de aguantarnos. Partidario de que las reconvenciones a quienes trabajan con nosotros deben hacerse siempre en privado y de forma respetuosa, confieso también mi incomodidad por verme de nuevo obligado a airear ante los medios estos asuntos.
Por centrar pronto el debate: son completamente irrelevantes los detalles sobre si aquel día y aquella hora los empleados estaban sentados, de pie o tumbados, en un bar, restaurante, cafetería o pastelería, tomando café, té, poleo menta o coca-cola. Cualquier imprecisión en esas cuestiones carece de importancia. Lo verdaderamente relevante es que varios empleados desatendieron sus tareas de una jornada continuada de cuatro horas durante un tiempo significativo, en cualquier caso superior al que lleva “tomar un café” (por lo cual, como se les explicó, no habrían sido objeto de ningún reproche) y se les indicó que en lo sucesivo cuando eso ocurra deben tomar la precaución de recuperar ese tiempo al final de la jornada. No hay más.

Se había observado que los empleados estaban en la pastelería en torno a las 8 horas y se les volvió a observar en el mismo sitio quince minutos más tarde, a pesar de que lo niegue el comunicado de CSIF. Allí estaban antes y allí se quedaron de nuevo después de ser vistos. Los empleados admitieron en la reunión estos hechos sin discusión alguna. Lo que no es posible es comprobar en qué momento entraron ni en qué momento salieron. Si CSIF afirma en su segundo comunicado que los empleados entraron a las 7 horas (es decir, una hora antes) cabría pensar que su presencia fue mucho más prolongada o que desatendieran sus tareas en más de una ocasión. Pensemos que los autores del comunicado han tenido un lapsus, digamos que la ausencia fue de algo más de 15 minutos y cerremos de una vez este desagradable asunto.

Es radicalmente falso que haya un trato más exigente con unos empleados (por razones como su vinculación sindical, como señala el comunicado de nuevo sin prueba alguna, u otras) o que exista trato de favor con otros empleados. Existe un problema, localizado en muy pocos servicios del Ayuntamiento y minoritario aunque antiguo, que podemos denominar como bajo rendimiento y que se manifiesta en detalles como mostrar insuficiente interés en el correcto y ágil desempeño de las tareas; no aprovechar adecuadamente la jornada laboral (prolongar con cierta frecuencia los periodos de descanso de los almuerzos diarios, tomarse más periodos de descanso fuera de los pactados, desechar los últimos 15 ó 20 minutos de la jornada); etc. Desde que tengo la responsabilidad en materia de Personal he entendido como parte de mi trabajo erradicar estas actitudes, para lo que contamos con la colaboración de los responsables de los servicios, en este caso con la inestimable tarea del capataz de la Brigada. Lo hacemos en todos los casos que se producen sin excepción (otra cosa es que no las detectemos en alguna ocasión), porque un caso aislado no es grave, pero la generalización del mal hábito sería una lacra. Los representantes de CSIF me lo han oído recordar en la mesa de negociación en innumerables ocasiones.

La tarea de responsabilidad que entraña un puesto ejecutivo sobre otros empleados, bien desde el ámbito de los responsables de servicios, bien desde los concejales de área o desde la concejalía de Personal, debe ejercerse con una mezcla de exigencia y generosidad, autoridad comprensiva y sabiduría para entender la personalidad de cada uno de nuestros colaboradores, siempre dando ejemplo y proporcionando razones para entender cada jornada no como un tiempo que hay que procurar que pase lo más deprisa posible para recobrar la libertad, sino como una oportunidad irrepetible de sentir la satisfacción de ejercer la función pública un día más. No es fácil, porque no todo el mundo lo ve así. Entonces pueden venir críticas como las que han ocasionado esta polémica y que tratan de quebrar o al menos reducir este afán. Pero a eso estamos entregados y lo seguiremos estando.

No querría que el árbol ocultara a nadie el bosque. Más allá de todo este mar de pequeñeces, quiero resaltar lo más importante: en general el compromiso profesional de los empleados públicos del Ayuntamiento de Requena es más que correcto, y en muchos casos muestran un comportamiento magnífico y generoso. En esta valoración positiva incluyo a la mayor parte de los empleados que protagonizaron el ya mítico incidente de la pastelería que, dicho sea de paso, espero que pase definitivamente al olvido. Tenemos todos cosas más importantes de qué ocuparnos.

Roberto Garcia

Comentarios

3 Responses a “Replica del Concejal de Personal de Requena, Roberto García, al último comunicado de CSI-F”
  1. TOMAQUETOMA says:

    eso es lo que deberias hacer, pasar del tema y no meterte tanto con un sindicato que es el que realmente parece hacer algo y no los que tienes comprados y que tu mismo perteneciste, y no te metas tanto con los trabajadores que a ti y a tu discipulo de capataz se os ve a deshoras en el bar tambien y no recuperais horas y tu capataz si se sabe que va a su aldea con el coche de la empresa y se pasa alli mas que horas y no recupera nada……

  2. logotin says:

    ufffffffffff, que hombre, siempre por encima como el aceite.
    pero lo que si no ha contestado ni ha entrado al trapo es en dar explicaciones sobre los 2000 euros de "propina" a la vicesecretararia

  3. Manolito says:

    No olvidemos que el sueldo de los funcionarios del ayuntamiento los pagamos todos, y es una vergüenza la actitud de muchos funcionarios que no saben lo que es la productividad, que dedican más tiempo a ingeniarse un plan para no trabajar que a hacer sus tareas. CSIF, UGT, CCOO pueden decir lo que quieran en sus comunicados, la poca vergüenza en algunos funcionarios (que repito cobran a nuestra costa) es una realidad como la copa de un pino. ¿Por qué tenemos que permitir que los empleados públicos gocen de libertad para esquivar el trabajo cuando eso supondría un despido fulminante en cualquier empresa privada? Hay dos caminos, o atajarlo de raíz o lamentablemente para todos, dejar que empresas privadas (donde estas cosas no se permiten, logicamente) se hagan cargo de los servicios públicos. Desde luego estas personas le hacen un flaco favor a los defensores de lo público.

Nos encantaría conocer tu opinión. No permitiremos insultos ni palabras ofensivas . Gracias por colaborar.