El Departamento de Salud de Requena ha iniciado un nuevo protocolo de actuación para la prevención de patologías respiratorias en toda el área de salud

”Nuestro reto es actuar en la prevención de estas enfermedades, por ello estamos realizando un gran esfuerzo para mejorar el diagnóstico”, señala Marisa de Reynoso, directora de primaria.

Para la correcta realización de las pruebas todos los centros de salud del departamento cuentan ya con espirómetros en sus instalaciones. “Gracias a las espirometrías podemos mejorar el diagnóstico. Nos permite apreciar que pacientes necesitan ser derivados al hospital y cuales pueden ser tratados desde atención primaria”, indica Ana Furió, médico del Centro de Salud de Ayora.

La espirometría es una técnica sencilla, no invasiva y que se puede realizar en apenas 10 minutos con resultados muy precisos. “El paciente lo único que tiene que hacer es soplar según se le indica por un conducto. Esto nos permitirá valorar el patrón respiratorio del paciente y actuar en consecuencia”, apuntan.

Para la correcta realización del programa, el personal de enfermería ha sido formado recientemente tanto en la técnica como en la interpretación de los resultados. “Contamos con un personal muy cualificado y motivado para la implantación de nuevos proyectos como este. Es importante destacar la colaboración del neumólogo Juan José Soler, implicado con el resto de profesionales, médicos y enfermeros para mejorar la asistencia de la patología respiratoria en nuestro Departamento”, señala Amparo Martínez, directora de enfermería del Departamento de Salud de Requena.

Deshabituación tabáquica

El Departamento está realizando también un programa para ayudar a dejar de fumar a todos aquellos pacientes que lo deseen. “Sólo deben acercarse a su centro de salud y pedírselo a su médico”, señala la doctora Ana Furió.

La asistencia a los pacientes que quieran dejar de fumar se hará a través de sus médicos de familia y enfermeras de referencia, quienes informarán, valorarán y tratarán con medidas farmacológicas, apoyo psicológico y motivacional a sus pacientes de forma individualizada, haciendo también un seguimiento posterior hasta cumplir un año. “Los pacientes más complejos por existencia de otras patologías, recaídas frecuentes o situaciones especiales se remitirán a la Unidad de Conductas Adictivas (UCA)”, indican.