Artículo de Opinión de Javier Martínez : “No es el tren convencional, es Cuenca, Utiel y Requena”

No es el tren convencional, es Cuenca, Utiel y Requena.
Por Javier Martínez
De nuevo saltan las alarmas por el futuro de la línea de tren convencional de Cuenca, que es tanto como decir por el futuro de Cuenca (la más oriental de las provincias de Castilla) y algunas de sus comarcas históricas (como la Meseta de Utiel-Requena).

Utiel Manifestacion contra supresion linea ferrea

Ante esta lamentable amenaza de cierre (cuyo desenlace previsible conoceremos antes del 31 de diciembre), quienes simpatizamos con el movimiento castellanista (que propugna la reunificación de las provincias nucleares de Castilla en un único ente político-administrativo, una misma CCAA que nos haga recuperar el peso político y económico que nunca debimos perder e invierta la tendencia decadente de nuestra Tierra), hacemos un llamamiento al pueblo conquense a salir a la calle el próximo sábado 22 de diciembre para decir, alto y claro, basta ya de abandono y discriminación, de nulas inversiones, basta ya a ser ciudadanos de segunda, de vía lenta, ‘no históricos’ (juas, juas), y demás lindezas eufemísticas.

Y ello porque no debemos pasar por alto que el Gobierno decidirá recortar en las líneas férreas y en todo aquello que cuente con menor oposición social, con menor coste político; recordemos que el Estado se comporta, sobre todo en materia de infraestructuras (lamentable red radial que ha hecho de España un donut), de un modo pro periferia, anticastellano incluso en no pocas ocasiones, por una única y sencilla razón: le sale gratis. Saben que Castilla siempre está ahí para lo que haga falta, es decir, para llevar el peso del Estado sobre su escuálido cuerpo, en lo económico, en lo político, en lo sentimental… Ocurre en las parejas y con los amigos, cuando se tiene el afecto de alguien de forma segura tendemos a ‘cuidarle’ menos, y Castilla es el amigo sincero, la pareja fiel a España que no da problemas de lealtad ni cuestiona nada, la que nunca falla a nadie y siempre se falla a sí misma, la que calla y arrima el hombro incluso cuando está exhausta. Y es hora de pensar también en nosotros mismos, de pensar globalmente en Castilla y de actuar localmente en Cuenca. Algo me dice que el Estado, puestos a recortar por algún sitio, lo hará prioritariamente por donde menos le duela, en donde menos se proteste, en donde menos coste y resistencia política encuentre, en Cuenca. Ya lo vimos con la decisión, exclusivamente política, de la ubicación del ATC (el informe técnico ministerial ni se tuvo en cuenta y ni se prevén compensaciones, ¿para qué compensarles con algo, si se lo van a tragar igualmente, si protestan débilmente, si hasta se alegran muchos de recibir un basurero atómico sin actividad industrial relevante?). Bien podría ser la modernización de la línea férrea convencional del Este castellano la compensación. Si el ATC va a suponer un ahorro estimado de 150 millones de euros anuales durante décadas según el Ministerio de Industria, digo yo que modernizar la línea no cuesta tanto. Pero claro, para Cuenca no hay dinero nunca, y digo bien, no hay dinero… para Cuenca. De hecho solo se acuerdan de nosotros para lo que no da riqueza real o para lo que da dinero a los demás (expolio hídrico). Así pues, hagamos que el coste político sea alto, salgamos masivamente a la calle y dejémosles claro que nuestro voto no es facilón. Read more